Un día, Davide Cerritini y Michele Massimo, los Cheffs y dueños del restaurante Botto Italian Bistro se cansaron de recibir peticiones para pagar y ser promocionados a través de una popular plataforma de búsqueda de locales y reseñas a cambio de un pago en lo que se podría considerar una posible extorsión dado que, casualmente todas las opiniones positivas que lograron durante la primera promoción que realizaron desaparecieron y no solo se mantuvieron las negativas sino que la creación de reseñas y opiniones negativas fueron en aumento sin razón y sin haber cambiado ningún empleado, menú o local.

Captura de pantalla 2014-09-24 a la(s) 10.42.45

Denunciaron el caso, sin embargo un Juez federal dictaminó que ese tipo de extorsión era completamente legal y permitido. por lo que decidieron acabar de una vez  con toda relación que hubiera con esa plataforma eliminando de su directorio su restaurante pero nunca recibieron respuesta alguna por lo que, viendo que la plataforma ignoraba sus peticiones y viendo que judicialmente este tipo de extorsión estaba permitido decidieron cambiar el rumbo y significado de las opiniones fomentando todavía más las reseñas negativas de su local ofreciendo descuentos y ofertas para aquellos que siguieran opinando negativamente el restaurante y conseguir un gran número de reseñas aunque sean negativas corrompiendo por completo el significado y sentido de las reseñas restando credibilidad y utilidad a Yelp.

Por ejemplo, por votar con una estrella el restaurante en su perfil de la plataforma de búsqueda local tendrás hasta un 25% de descuento en las pizzas y otros descuentos en otros productos. Incluso han creado una sección especial de preguntas tontas en su página web.

yelp

 

Esta estrategia sin duda ha sido exitosa para el local dado que, al haberse tomado con humor la extorsión a la que fueron sometidos, gracias a la creatividad y nuevo uso de sus reseñas en una plataforma de búsqueda de locales han conseguido una mayor afluencia y viralidad del negocio (incluso saliendo en páginas de todo el mundo) pero ahí no acaba todo.

El usar incentivos o «recompensar» que la gente deje una reseña en el local no está permitido en la mayoría de plataformas por lo que la plataforma, al enterarse de esta práctica envió una carta a Botto Bistro informando de que cesara con esta práctica o se tomarían medidas hasta incluso la de suspender su perfil del Restaurante en la plataforma, que era justo lo que inicialmente habían pedido los dueños de Botto Bistro, sin embargo, éstos le han respondido en el mismo tono que se han tomado la extorsión, con una carta humorística y burlona.

Es interesante ver toda su promoción y campaña llevada a través de su página de Facebook. y como, con una mala experiencia y un abuso hacia un pequeño local se ha convertido en una fantástica campaña de marketing para un local que hasta ahora había pasado desapercibido siendo objeto de artículos en medios tradicionales y blogs de todo el mundo.

Fuente: Jezebel

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad