El transporte público de Madrid ya fue protagonista en este blog debido a su original idea de crear paneles inteligentes en sus marquesinas y ahora vuelve a ser noticia gracias a la apuesta de adoptar el pago inalámbrico tras el éxito cosechado por el transporte público de Londres tras su implantación hace dos años.

Si bien es cierto que en Londres partían de la ventaja de que el pago electrónico o inalámbrico está mucho más expandido que en España el poder ofrecer esta posibilidad evolutiva además de agilizar y fomentar el uso del transporte público supone ahorros tanto en cuanto a productividad como a ahorro.

contactlessemt

El primer paso para la implantación de este sistema es hacer la prueba piloto en dos autobuses que realizan las líneas más concurridas a través de un sistema de cobro inalámbrico dentro de los propios autobuses que permitirán el pago del billete sencillo tanto a través de tarjetas de crédito y débito inalámbricas como desde dispositivos móviles con NFC con sistema de pago inalámbrico configurado.

Beneficios

Datos

Los datos recopilados de los clientes y a su vez, los datos facilitados a los mismos permitirán tanto poder hacer una mayor y mejor estimación del tráfico, volumen, movimientos o publicidad más próxima a través de la geoposición de los mismos ofreciendo noticias, estado de la línea, tiempos de duración del viaje, meteorología o negocios y locales próximos

Ahorro

Este sistema podría ser implantado tanto en los diferentes sistemas de transporte público de una misma ciudad (Autobuses, cercanías, metros, etc) con el ahorro de interconexión de cobros y sistemas únicos así como la posibilidad de englobar y coordinar no solo estos transportes públicos urbanos sino también interurbanos entre diferentes ciudades.

Medioambiente

Además de la ventaja de fomentar el transporte público frente a transportes privados como vehículos propios descongestionando la ciudad supondría un ahorro en tiquets y formatos físicos tales como papeles suponiendo un ahorro ecológico importante.

Eficiencia

La patronal estima que el poder adquirir un billete en paradas de autobús puede suponer entre 5 y 15 minutos al año además del tiempo necesario de espera a la hora de cobrar el billete directamente con el conductor. El uso de este tipo de formatos evitaría completamente este tiempo agilizando tanto el transporte público como ahorrando tiempo a los ciudadanos a la hora de adquirir billetes.

Fuente e imagen: Blog EMT

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad