El Covid19 nos ha dejado momentos realmente duros pero también ha forzado a marchas forzadas y a muchas empresas a digitalizar todo su funcionamiento para evitar más interrupciones a la hora de servir sus productos.

Entre confinamientos y limitaciones, aquellos negocios de venta directa empezaron a apostar por las Tiendas online mientras que algunos de servicios y profesionales así como pequeños comercios, acostumbrados al funcionamiento tradicional o a la tienda y escaparate tuvieron que abrir nuevas vías para seguir ofreciendo lo que hacían hasta ahora, ni que decir tiene los centros educativos rompiendo con la monotonía del aula pasando a digitalizar las asignaturas sea por videoconferencia como por mensajería.

Pero así como empresas se han visto forzadas a este cambio, usuarios malintencionados u otras empresas han aprovechado esto para incrementar sus Ciberataques a diferentes sistemas vulnerables de por sí o mal implementados que, junto a un crecimiento en general de los ciberataques se han resumido un aumento del 50% de ataques cibernéticos en el 2021 frente a los datos registrados en el 2020.

Este es el dato recogido por la empresa de seguridad Check Point según su informe en el cual recoge este crecimiento enfocado como víctimas en un gran volumen a centros educativos e investigadores con un crecimiento del 75% respecto al 2021 con una media de 1.605 ataques semanales.

Los otros sectores mayoritarios afectados por estos ataques son los acometidos contra gobiernos con 1.136 ataques semanales (+47%) y las empresas de comunicaciones con 1.079 (+51%).

Si bien no está en el podium, los ataques a proveedores de software fueron los que experimentaron un mayor crecimiento en ataques con un crecimiento interanual del 146%, relacionado directamente con los problemas y grietas creadas en el suministro por la situación geopolítica además de la pandemia.

2021 también nos ha dejado con impresionantes ataques que han significado un toque de alerta y la necesidad por la mejora en los fondos y medios dedicados a los ciberataques como fue el caso de Colonial Pipeline, un ciberataque que obligó al Presidente de los EEUU a declarar el Estado de Emergencia obligando a cancelar toda su actividad, cerrar oleoductos dejando sin abastecimiento a algunos aeropuertos y que hasta no pagar el rescate no pudo retomar su actividad.

Si bien el pasado año nos dejó todas estas cifras, las mismas han sido muy positivas teniendo en cuenta la situación mundial respecto a la pandemia, cómo diferentes empresas y de diferentes tamaños tuvieron que adaptar por completo su funcionamiento y métodos de trabajo para subsistir y como diferentes gobiernos  y empresas han sabido aplicar diferentes protocolos de seguridad para mantener una gestión de ciberseguridad que permitan protegerse de ataques directos e indirectos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad