Normalmente nos enteramos en las noticias o medios sociales cuando ha habido una brecha de seguridad en una gran empresa por la cantidad de dinero o personas afectadas que pueda haber en ellas pero esto oculta la verdad y es que antes de ello, muchos pequeños negocios han sido víctimas ya. Si sumásemos todas las pequeñas empresas que han sido víctimas de ataques informáticos posiblemente la cantidad de dinero o personas afectadas sería la misma o mayor.

“Perdimos 10.000€ debido a un ataque cibernético en nuestro administrador web permitió que un pirata pudiese entrar en nuestros datos bancarios”

“Recibí un correo electrónico de lo que parecía mi banco, al hacer click en el enlace me apareció una nota de rescate, apagué los ordenadores y al encenderlos ya no tenía nada”.

“Un ex-empleado se llevó todos los documentos, datos, dominios y me secuestró la web y las cuentas sociales”.

Estas son solo algunas de las historias de terror que son mucho más habituales de lo que parece. Ex-empleados, hackers y piratas informáticos atacan de forma desproporcionada a las pequeñas empresas, tal vez porque las pequeñas empresas están menos preparadas para prevenir los ataques cibernéticos y gestionar las consecuencias.

Un 75% de pequeñas empresas no se sienten “bien preparadas” para las amenazas de seguridad cibernética, y el 17% de las violaciones de datos se producen porque alguien cometió un error (como hacer clic en un correo electrónico de suplantación de identidad). Sin embargo, las consecuencias de un error podrían ser incluso mayores si añadimos el factor de protección de datos de clientes.

La mayoría de las pequeñas empresas dicen que no podrían seguir siendo viables si perdiesen todos sus datos, lo que las deja extremadamente vulnerables a los ataques de ransomware. (Ransomware: Programas y ataques que restringen el acceso a determinadas partes o archivos del ordenador infectado, y pide un rescate a cambio de quitar esta restricción)

Hemos hecho una infografía para plasmar la situación actual de las pequeñas empresas en cuanto a seguridad que pueda resultar de utilidad.