Blog

Internet y la justicia viven en dos mundos paralelos, esa es una de las frases que podemos extraer, ya no solo de un propietario de un restaurante indignado por una crítica negativa en un blog o en una plataforma online sino el hecho de que un tribunal le de la razón al restaurante y condene al autor de dicha reseña.

blog_210e9090

 

En Agosto del pasado año, Caroline Doudet escribió un post de crítica o reseña negativa en su blog tras una experiencia negativa tras su visita en una pizzería. Al cabo de unos meses y tras hablar con algunos clientes que habían mencionado el haber dudado de ir a su local tras leer el argumentado post, la propietaria decidió demandar a Caroline bajo el pretexto de que la publicación del artículo había provocado una bajada de los clientes.

Lejos de responder de la manera más sensata y adecuada, que sería la de corregir aquellos errores que puedan disgustar a sus clientes o contactar con un un cliente descontento, prefirió tomar otra vía como la denuncia.

Dicha denuncia ha significado una multa para la blogger de 1.500€ además de hacerse cargo de la mitad de gastos derivados del descenso de clientes (algo bastante difícil de cuantificar).

Ahora bien, esto también ha provocado un gran efecto Streisand, es decir, aquel efecto que provoca el intentar la censura o problema por la peor vía haciendo que dicho problema tenga una mayor repercusión, viralidad y visibilidad de aquello que se quería ocultar, es decir, la crítica negativa hacia el restaurante y la mala atención del mismo provocando todavía más un mayor número de detractores y un menor número de clientes hacia el mismo aumentando los gastos.

Precisamente esta condena ha pasado de la prensa regional a la nacional e internacional generando un debate en todo Francia, especialmente en las redes sociales. Los medios se preguntan ahora si la pizzería no ha conseguido el efecto contrario al deseado al darle más publicidad al blog.

Fuente: infolibre