Blog

tarjetas

Haciendo un rápido vistazo a una cartera convencional y de media podremos encontrar un DNI, la tarjeta sanitaria, la o las tarjetas de crédito y débito, la tarjeta de fidelización (sea Makro, Carrefour, Corte Inglés, etc), la tarjeta de fidelización de una cadena de restauración, entrada o identificación del trabajo y el carnet de conducir (dejando las clásicas tarjetas MiFare para abrir puertas o parking, tarjetas de un club y similares)

En este breve vistazo nos encontramos, ni más ni menos que 6 tarjetas como media dentro de una sola cartera, alguno de ellos con chip, otros con banda magnética y otras tan solo con un número inscrito, todas ellas en lo que se podría considerar una pequeña colección como tenemos otra colección en nuestros llaveros con diferentes llaves.

A lo largo de diferentes posts que hemos ido viendo y enseñando, todas ellas tienen su alternativa más limpia, segura, sencilla y cómoda de llevar todas y cada una de ellas en un solo lugar, un teléfono móvil y a través de una tecnología tan extendida como segura, el NFC.

Un claro ejemplo de apuesta tecnológica es, por ejemplo, la cadena de restauración Foster’s Hollywood con la creación de un programa de fidelización que no requiere de ninguna acreditación física sino tan solo una aplicación en el que tan solo escaneando un código de barras ya es aplicada a la cuenta final, un sistema de seguridad adecuado a los datos que protegemos.

Ahora bien, si hablamos de datos más delicados, podemos poner la otra cara, el ejemplo más cercano y son las tarjetas obligatorias, gubernamentales o autonómicas que prácticamente todos llevamos encima que es el documento nacional de identidad, el carnet de conducir y la tarjeta sanitaria. Tres tarjetas que podrían estar en tan solo una o incluso ninguna mediante firma electrónica o NFC y que, no solo ayudaría a reducir los grandes costes que conlleva su producción y distribución sino que facilitaría el hecho de identificarnos cuando fuese preciso o necesario.

Un buen caso y ejemplo es el expuesto por el artículo de “El confidencial que, debido a una falta de comunicación o consenso, mientras que por un lado se plantea la creación de un nuevo DNI más efectivo y útil que el actual DNI-e, se pudieran integrar otras tarjetas como la misma sanitaria.

Esto no sería realmente nada nuevo dado que investigadores de la Universidad Carlos III de Madrid mostraron públicamente la posibilidad de crear un DNI tan o más seguro que el actual insertado y vinculado con la Tarjeta SIM que podamos tener en nuestro teléfono móvil con la opción de usar NFC, incluso con la opción de volcar la información del DNI-e al teléfono usando un lector sin necesidad de volver a solicitar cita para renovarlo evitando gastos y pérdidas de tiempo.

Aunque estamos seguros de que en el futuro las tarjetas acabarán por extinguirse, la intención es que sea lo antes posibles para abrir paso a nuevas opciones más seguras así como aumentar la penetración de las nuevas tecnologías a toda la ciudadanía.